Home

La genética jazzera de Cartagena se remonta a principios de los años veinte

del siglo pasado, cuando por la ciudad desfilaban grupos legendarios, como la

Jazz Band Lorduy. Allí también nació el gran Joe Madrid y de allí es oriunda

Melissa Pinto Nieves, quien vivió hasta su adolescencia en la Ciudad Amurallada

antes de cambiarla por la “ciudad blanca”, es decir, la Universidad Nacional de

Colombia en Bogotá, donde estudió en el Conservatorio bajo la tutoría de Antonio

Arnedo. En 2011 inició Pintotumama, un proyecto de creación en el que exploró

la conexión entre las bandas pelayeras, el sonido viejo de Nueva Orleans y las

sonoridades de Pedro Laza y Justo Almario. El resultado fue Oí na’ ma, un disco

que, además de brindar una síntesis ingeniosa de músicas colombianas de las dos

costas, se acerca al humor de Puerto Candelaria y a la ironía de Jorge Sepúlveda,

dos influencias que Pinto ha reconocido en diversas ocasiones. En diciembre de

2014 el disco fue incluido en la lista de los diez del año de la revista Semana,

que elogió a la pianista de la siguiente manera: «Una chica recién graduada del

conservatorio decide grabar sus composiciones y nos deja abrumados por su

lenguaje y su destreza».

(Luis Daniel Vega)